Category Archives: Geriatría

Ejercicio en personas mayores: Siempre es un buen momento para empezar

Hoy he leído un artículo que me ha gustado mucho. Espero que os sirva.

Os dejo el enlace a la noticia original y abajo os copio la noticia.

Enlace a la noticia en Vitónica

Ahí va el artículo:

 

Trabajo con personas mayores, y son personas mayores con muchas limitaciones por enfermedades que afectan a su condición física y su autonomía. Por eso me gusta mucho la prevención, y difundir información acerca de que nunca es tarde para hacer ejercicio, ni siquiera en la tercera (o cuarta) edad.

En Vitónica siempre recopilamos información positiva sobre los beneficios del ejercicio en personas mayores, tratando de concienciar sobre lo positivo de hacer ejercicio, incluso en personas que han sido sedentarias o han tenido malos hábitos durante toda su vida.

Nunca es tarde para cuidarse

El ejercicio físico puede aumentar las probabilidades de sobrevivir a una caída. Dando a la persona agilidad para ser capaz de incorporarse, y también reduciendo la gravedad de las lesiones (la típica fractura de cadera o húmero puede quedar en una simple contusión en una persona mayor en buena forma).

Hay personas mayores que salen poco (o nada) a la calle en los meses de frío. La llegada del buen tiempo puede ser un buen estímulo que anime a realizar actividad física al aire libre.

Pero está más que demostrado que el ejercicio físico es la mejor “medicina” para conseguir agilidad, fuerza, y también, reducir dolores y molestias crónicas (recordemos: “crónico” significa de larga duración, no que sea “para siempre).

Por ello hay una gran labor por hacer concienciando a las personas mayores (y a nosotros mismos, para cuando lo seamos) de la importancia de la actividad física cotidiana como medida para mejorar la calidad de vida.

Ejemplos de superación

Me encanta recuperar ejemplos que hemos puesto en Vitónica sobre personas mayores muy activas físicamente. Corredores, gimnastas, levantadores de peso…

Algunos han sido deportistas toda su vida y lo han seguido siendo al llegar a ancianos, lo cual repercute positivamente en evitar la pérdida de musculatura y mantener también fuerza, agilidad, coordinación y equilibrio.

Sin embargo, lo curioso es que otras personas han comenzado a hacer ejercicio ya de adultos, o incluso de ancianos. Después de una vida sedentaria, han descubierto lo que el ejercicio podía hacer por mejorar su calidad de vida, incluso siendo personas mayores supuestamente frágiles.

Hacerse mayor no tiene que significar hacerse dependiente, y tenemos muchos ejemplos de superación y de lucha por romper barreras. Mitos sobre la edad avanzada y que el ejercicio “no es para ellos” deben ser eliminados, tanto en la mente de los jóvenes como en la de los propios adultos y personas mayores.

Y vosotros ¿seréis mayores activos? Apuesto a que sí.

Las actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria son todas aquellas actividades que una persona lleva a cabo diariamente desde que se levanta hasta que se acuesta, incluyendo la de levantarse y la de acostarse. Son tareas cotidianas como:

– El cuidado personal (alimentarse, vestirse, bañarse, mantener la higiene al defecar, orinar, etc.), que abarcan las AVD básicas. Podemos decir que estas actividades son esenciales para la vida, responden a instintos más básicos, requieren un nivel de organización menor y son más sencillas.

– El cuidado del hogar (cocinar, organizar la casa, comprar, lavar, etc.) y otras tareas (controlar la medicación, manejar el dinero, salir a excursiones, trabajar, etc.), denominadas AVD instrumentales. Podemos distinguir las AVD instrumentales porque requieren un grado de organización mayor y porque varían según el entorno en el que nos movamos. Así, por ejemplo, no se manejan igual los transportes públicos en una ciudad que en un medio rural e, incluso, el manejo del dinero es distinto en ambos entornos. Podemos decir, entonces, que estas actividades son necesarias para la vida en comunidad.

Realizar el mayor número de actividades posible es muy importante, pues llevando a cabo tareas tan sencillas como limpiar el polvo o comer, al mismo tiempo estamos reforzando, manteniendo o estimulando otros aspectos muy importantes sin darnos cuenta:

– Trabajamos las capacidades sensoriales, perceptivas cognitivas y motrices.

– Estimulamos las actividades productivas, con las que conseguimos resultados objetivables.

– Nos enfrentamos a las propias actividades que realizamos.

– Fomentamos las actividades domésticas.

– Conectamos con el entorno.

– Potenciamos las relaciones con los demás y con uno mismo.

– Trabajamos los reflejos.

– Coordinamos los movimientos amplios y precisos.

– Ejercitamos la percepción sensorial a través de los sentidos.

– Estamos orientados en tiempo, espacio y persona.

– Fomentamos la memoria, atención, concentración, juicio, organización y resolución de problemas.

Con todo lo anterior se mantiene el nivel de independencia general para llevar a cabo las actividades de la vida diaria.

Cuantas más actividades realicemos, más seguiremos siendo nosotros mismos.

Todo ello, lo trabajamos en cada sesión de terapia ocupacional, con una terapia individualizada y adaptada totalmente a la persona. Seremos más independientes , cuantas más actividades logremos realizar nosotros mismos. Ésta es la mejor manera de combatir el envejecimiento patológico, como casos de Alzheimer, Parkinson u otras enfermedades propias de edad avanzada.

Frase célebre de personas mayores

image

Nuevo vídeo de vidas llenas de vida

Hoy he recibido una actualización del canal de You Tube de “Vidas llenas de vida”.

Un vídeo recopilatorio de 11 vidas de personas mayores llenas de vida. Merece la pena verlo, !anima a cualquiera!

Monólogos por el Día internacional de las personas mayores

Hoy, día 1 de Octubre de 2014, DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES.

He hecho un parón este verano en mi blog, y qué mejor regreso que escribiendo sobre el día de las personas mayores.

Hoy, hemos podido ver en los medios de comunicación varios anuncios similares a este:

En clave de humor, nos presentan el Día internacional de las personas mayores. Este año con la campaña #NoEstáisSolos lanzada por la Federación Amigos de los Mayores.

http://www.federacionamigosdelosmayores.org/

Y es que realmente existen muchas personas mayores que viven solas. El hecho de vivir solo no siempre va asociado a sentirse solo, al igual que una persona mayor que vive acompañada o en una residencia también puede sentirse sola… Nosotros podemos hacer mucho para que no se sientan solos, empezando por los pequeños detalles como llamarles por teléfono en vez de escribirles un whassap.

¡¡¡¡ NO ESTÁIS SOLOS !!!!

 

Cómo organizar la vida cotidiana de una persona con Alzheimer

Autor: Dra. Mercè Piera – Revisado: 11 de Enero 2013
Es muy importante que la vida cotidiana del enfermo se convierta en rutina, es decir, que sus actividades se organicen siempre a la misma hora para que en las primeras fases de la enfermedad le ayuden a orientarse en el espacio y en el tiempo.
La vida diaria del enfermo debe basarse en la rutina
Aseo personal
– Siga sus hábitos anteriores a la enfermedad para así crear una rutina- Tómese tiempo y no precipite el ritual de su higiene- Prepare la bañera antes de que el enfermo entre en el cuarto de baño- Evite llenar la bañera y controle la temperatura del agua.- Siga siempre los mismos pasos: vaya a buscarlo y llévelo al cuarto de baño; pídale que se quite la ropa o pijama de forma ordenada, dándole tiempo para ello. Pídale que se enjabone y después que se aclare. Ayude al enfermo a salir de la bañera para evitar que resbale. Dele una toalla y pídale que se seque. Vaya dándole su ropa. Ayude al enfermo a ponérsela si es necesario

– Vigile la aparición irritaciones en la piel. Haga que se limpie los dientes; si es necesario lávese delante de él para que le imite.
– Evite el secador eléctrico pues el ruido podría alterarle.
Cómo vestirle

– Simplifique sus posibles elecciones o elija usted por el enfermo, pues que tener que decidir puede irritarle.

– Disponga las ropas en el orden en que deba ponérselas. Le ayudará diciéndole: “ponte la camisa”, “ponte el pantalón”, etc. dándole el tiempo necesario.
– Si la persona a su cargo comienza a manipular sus propias heces cuando se las hace encima, es un buen recurso el que le ponga al pijama una cremallera por detrás como única apertura; le resultará imposible llevar a cabo su cometido.
– Elimine las ropas difíciles de poner para no crearle problemas o irritarle: evite los botones y cámbielos por cremalleras o cierres velcro.
Alimentación
– A medida que la enfermedad progresa, la hora de la comida se convierte en un problema. La disminución progresiva de la memoria también resulta un problema a la hora de comer. El enfermo olvida de que tiene que comer o de que ya ha comido. Tira los alimentos, rompe el plato,… Les sugerimos que:
– Disminuya los estímulos del entorno.- Mantenga una atmósfera de calma y tranquilidad a la hora de comer: evite música estridente o programas ruidosos de televisión. Procure que la luz sea suave y no deslumbrante.
– Planifique semanalmente qué comerá cada día. Elija alimentos de los cuatro grupos básicos para conseguir una dieta equilibrada que puede incluir cada día:
PROTEÍNAS: Dos o tres raciones de carne, aves, pescado, queso, huevos, legumbres, guisantes, nueces.
CARBOHIDRATOS: Cuatro raciones de pan, cereales, patatas. Los panes integrales son los mejores.LÁCTEOS: Dos o más raciones de leche o productos lácteos.FRUTAS Y VERDURAS: Cuatro o más raciones de verdura, tomates, cítricos.- Hágale comer siempre a la misma hora, en el mismo entorno.- Use mantel y vajilla de plástico, de colores distintos para que los diferencie bien. Trate de usar cuencos en lugar de platos o que estos tengan ventosa para que no pueda hacerlos volcar o tirarlos.

– Reduzca el número de cubiertos al mínimo indispensable. Dele los adecuados sucesivamente, en función de la comida.
– Tenga en cuenta sus gustos anteriores en cuanto a comida.- Si tiene problemas para tragar o masticar, pruebe a triturar o batir los alimentos. Si se atraganta y no puede ni hablar, toser o respirar, es preciso intervenir mediante la técnica de Heimlich o maniobra de tracción abdominal: pásele los dos brazos alrededor del cuerpo colocándose usted por detrás; coloque las manos sobre su vientre, justo debajo de las costillas y apriete fuerte y bruscamente. Puede pedir a su personal de enfermería correspondiente que le enseñe la técnica.
– Hágale beber porque el enfermo olvida que debe hacerlo. Si se trata de bebidas calientes, compruebe la temperatura. Recurra al agua, zumos o leche.
– Si ha olvidado que acaba de comer y quiere más, evitará una reacción desmesurada si tiene preparada una bandeja con galletas, chocolatinas, galletas saladas,…para que pueda satisfacer sus ganas de tomar algo.
Incontinencia urinaria
A lo largo del progreso de la enfermedad las dificultades para controlar sus esfínteres pueden tener lugar por varias posibles causas:
* Presencia de otras enfermedades concomitantes (infecciones urinarias, prostatitis, etc.)* El retraso que les supone la ropa, difícil de quitar.* Ha olvidado dónde está el aseo.* No relaciona ganas de orinar con la acción de ir al baño. Si esto ocurre, llévelo al baño cada dos horas.
* No tiene la coordinación necesaria para sentarse en la taza del inodoro.* Anda con demasiada lentitud y no puede llegar a tiempo al cuarto de baño. Para solucionar esto puede disponer de un orinal.
* Tiene dificultades para decir que tiene ganas de ir al baño. Intente saber de qué forma suele expresarlo y comuníqueselo a las otras personas que lo cuiden.
Pero… ¿qué hacer?
– Si se orina algunas veces en la cama por la noche, evite que beba durante las dos horas anteriores a la hora de ir a dormir. Coloque una funda impermeable sobre el colchón.
– Si la incontinencia se hace permanente, emplee pañales para adultos y/o empapadores para la cama.
– El tejido cutáneo es muy sensible a la orina y los excrementos y puede irritarse rápidamente si no se mantiene limpio y seco.
– Puede prevenirse el estreñimiento con una dieta rica en fibras, líquidos y sólidos. La falta de ejercicio también contribuye a ello: recuerde el valor terapéutico y preventivo de los paseos. Controle si el estreñimiento es un efecto secundario de algún medicamento. Evite, a ser posible, los laxantes; considere el empleo de suavizantes de excrementos o enemas.

El artículo sólo es informativo. Si tienee dudas al respecto, consulte a su médico. Tomado de la página de Facebook de Nina Romero

 

Pruebas físicas como el Tinetti también proporcionan información sobre posible demencia

Las personas de más de 90 años que tienen dificultades para caminar, o dificultades en otras habilidades físicas son más propensas a sufrir de demencia, halla un estudio reciente:

La investigación incluyó a 629 personas que se sometieron a varias pruebas de sus capacidades físicas. La edad promedio de los participantes era de 94 años, y el 72.5 por ciento eran mujeres.

Las pruebas incluyeron una caminata de cuatro metros (unos trece pasos), ponerse de pie de una silla, el equilibrio al estar de pie y la fuerza de agarre. Mientras peor les iba a los participantes en estas pruebas físicas, más probable era que presentaran la pérdida de habilidades mentales conocida como demencia.

Para ver la noticia completa pulsa aquí:

Ladrón de los Recuerdos: La fragilidad se relaciona con la demencia en los adultos más ancianos.

Hay que prevenir los accidentes en mayores de 65 años

Algunos consejos:

Que el propio mayor calcule con holgura los tiempos y no vaya con prisa por la calle;

Que elija el recorrido que va a realizar teniendo en cuenta la iluminación, la anchura de las aceras o el volumen de tráfico;

Que utilice calzado cómodo y seguro;

Que ajuste los horarios de salida a la calle a la toma de medicamentos que produzcan somnolencia o visitas periódicas al baño;

Que evite la carga excesiva;

Que no olvide ninguno de sus “soportes de ayuda” como gafas, audífonos o bastones;

Y que intente salir acompañado o lleve una tarjeta identificativa señalando si padece algún tipo de enfermedad y la persona  a la que se debe avisar en caso de necesidad.

 

Reciente noticia: PREVENIR LOS ACCIDENTES AHORRA GASTOS SANITARIOS

Los accidentes que suelen sufrir las personas mayores de 65 años generan un gasto sanitario de unos 423,8 millones de euros, lo que supone un promedio de 1.431 euros por accidente. De este importe, el 90 por ciento se corresponde con los costes directos de la asistencia sanitaria y rehabilitación, y el 10 por ciento de ausencias y permisos laborales, contratos de cuidadores y transportes.

Así se desprende del ‘Estudio de evaluación económica de la accesibilidad de las personas mayores en España’ elaborado por la Fundación Mapfre, con la colaboración del IMSERSO, la Dirección General del Mayor de la Comunidad de Madrid y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

El objetivo de esta investigación, según ha comentado el director general del Instituto de Prevención, Salud y Medio Ambiente de Fundación Mapfre, Antonio Guzmán, ha sido determinar el coste económico de los accidentes que requieren asistencia sanitaria en los mayores de 65 años, conocer las características socio demográficas de este colectivo y analizar las consecuencias clínicas de dichos accidentes.

Para ello, se han entrevistado telefónicamente a 1.002 personas con una media de 77,4 años. De todos ellos, un 22 por ciento vivían solos en sus hogares y el 8,7 por ciento disponía de un cuidador a tiempo completo. Además, el 54,4 por ciento padecía una o dos enfermedades crónicas, el 27,3 por ciento no tenía ninguna patología y el 11,8 por ciento sufría tres enfermedades. Un hecho que provoca que las personas que tienen más patologías sean más propensas a sufrir estos accidentes debido a la limitación física y sensorial que la propia patología le produce.

De esta forma, los investigadores han comprobado que de los 300.000 accidentes sufridos por las personas mayores con asistencia sanitaria, el 83,4 por ciento son caídas que tienen importantes consecuencias y que, además, el 61 por ciento de los accidentados son mujeres, siendo el grupo de mayor riesgo el de 81 a 85 años. No obstante, los tropiezos son más propios de las mujeres y las caídas por desmayos o lipotimias de los hombres.

Por todos estos motivos los investigadores han llamado la atención sobre la necesidad de llevar a cabo medidas preventivas para evitar que se produzcan estos accidentes ya que, según se ha puesto de manifiesto en el informe, si se previenen el 10 por ciento, se ahorrarían unos 42 millones de euros anuales.

“La prevención es más eficiente que el tratamiento porque nos permite redistribuir los recursos hacia otras áreas sanitarias. Por ello, abogamos por la formación y la sensibilización en el cuidado de los mayores y por la creación de redes de apoyo que consigan disminuir los factores de riesgo”, ha argumentado Del Campo.

En este sentido, el catedrático emérito de la facultad de Medicina de la Universidad tanto a las personas mayores, a sus familias y a sus cuidadores que adecuen sus hogares para facilitar la movilidad de este colectivo y evitar así que se produzcan situaciones de riesgo.

Pulsa aquí para ver la noticia original.

Delincuentes convertidos en cuidadores en el Reino Unido Blog AlzheimerAlzheimer Universal 2.0

El rotativo cuenta que algunos de esos delincuentes han sido condenados por robo o atracos y que han sido formados para atender a personas mayores “frágiles y vulnerables” en sus domicilios.

Polémica:

Delincuentes convertidos en cuidadores en el Reino Unido Blog AlzheimerAlzheimer Universal 2.0.

¿Y tu qué opinas? ¡¡Anímate, escribe tu comentario!!

Zapatos con GPS para personas con Alzheimer llegan al Reino Unido e Irlanda Blog AlzheimerAlzheimer Universal 2.0

En la enfermedad de Alzheimer, se experimenta desorientación espacial. Aunque estén su barrio de toda la vida, no son capaces de volver a su casa. Eso, unido a que es frecuente la negación de la enfermedad, genera mucha ansiedad para el cuidador que no está seguro de que sepa volver a casa.

Ya existían otro tipo de dispositivos GPS, pero eran tipo pulsera, colgante, etc. que el enfermo de Alzheimer detectaba como extraño y se lo quitaba.

Ahora con estos zapatos, es todo más discreto, aunque particularmente espero que revisen el diseño del zapato, porque no veo a una señora de 75 años con su falda y medias de toda la vida, con esas zapatillas…

Zapatos con GPS para personas con Alzheimer llegan al Reino Unido e Irlanda Blog AlzheimerAlzheimer Universal 2.0.

A %d blogueros les gusta esto: