Ejercicios de memoria y la vida cotidiana

En tu vida cotidiana también tienes muchas ocasiones de entrenar tu memoria a través de pequeños ejercicios que, además, te pueden ayudar a distraerte cuando estás viajando o esperando en una cola.

Por ejemplo, cuando vayas en el metro o en el tren, intenta recordar cómo se llama la siguiente estación sin mirar los carteles. Si este trayecto lo realizas diariamente, puedes intentar recordar de qué son los anuncios publicitarios que colocan en los andenes de las estaciones por las que vas pasando.

En general, tal vez es más cómodo utilizar una agenda, pero, prueba a recordar tus citas antes de consultarla; eso te ayudará también a ejercitar la memoria.

Otro pequeño ejercicio de entrenamiento es abrir una revista por una página cualquiera, observarla con atención y seguidamente cerrarla. Luego debes intentar recordar todos los detalles: los personajes que has visto, los anuncios, etc.

Para ir al super mercado, la lista de la compra es buena aliada para no olvidarse nada. Pero tenla en el bolsillo el mayor tiempo posible y no la utilices más que al final, cuando quieras repasar si efectivamente se te ha olvidado algo.

Todos estos pequeños detalles, son también ejercicios de memoria y te ayudarán a mejorarla. Cualquier momento es bueno para poner a funcionar tu cerebro.

 

 

Bibliografía utilizada: Colección Juegos de mente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: